CLASES DE DANZA ORIENTAL

La herencia de las sacerdotisas

Las clases de danza del vientre son perfectas para conectar con nuestro lado femenino más oculto.

clases de danza oriental en donostia

La danza del vientre es un baile milenario que se remonta a antiguas culturas matriarcales en las cuáles se veneraba a la diosa del amor. La danza oriental era el puente entre lo divino y los hombres, tenía carácter sagrado y función ritual.

LA DANZA ORIENTAL

Los movimientos de la danza del vientre están asociados a la naturaleza; tanto a seres vivos como a fenómenos naturales.

En ella se representa el viento, la lluvia, los pájaros, la serpiente, los ciclos lunares… Su origen se remonta a Sumeria expandiéndose por Mesopotamia, Persia… Hasta llegar al Egipto faraónico donde alcanza todo su esplendor.

La danza oriental se bailaba en los acontecimientos más importantes para la vida de la comunidad. Tanto para que se desbordaran las aguas del Nilo y tener buenas cosechas, como para celebrar los nacimientos, el tránsito de los muertos a su nueva vida, los cambios de estación…

SOBRE LA DANZA DEL VIENTRE

Muchas veces me han preguntado sobre el origen de la danza oriental, sus beneficios, como comencé a bailar… Pero rara vez sobre lo que mi trabajo significa para mí.

A lo largo de los veinte años que llevo bailando danza del vientre he podido comprobar los numerosos efectos de esta danza, mi baile se ha transformado a la par que mi persona.

El cuerpo está diseñado para el movimiento, en el momento en el que el baile toma el mando todas las restricciones mentales caen.

Eso es una liberación a todos los niveles. Es una sensación suave, como si alguien te abrazara y te llevara flotando de un lado al otro.

La danza oriental me devuelve algo que perdí por el camino, la sensualidad de sus movimientos me hacen sumirme en una especie de trance hipnótico… Es en esos momentos cuando recupero el mando a través de mi baile.

LOS HOMRES Y LA DANZA ORIENTAL

Dado que la danza del vientre se trata de un ejercicio íntimamente ligado al cosmos femenino, su práctica se halla tradicionalmente asociada a la mujer.

No obstante, son muchos los hombres que practican el arte de la danza del vientre, aunque la proporción es ínfima en comparación con el número de mujeres que lo hacen.

No debemos olvidar que hombres y mujeres contamos con un lado femenino y masculino: dos caras de una misma moneda. Sin embargo, suele calificarse como una danza femenina, que considera el vientre de la mujer como algo sagrado y sus movimientos divinos.

“Observa el movimiento de mis caderas y verás la luna llena, y después de haberlo contemplado aunque sólo una vez sea, te sentirás feliz para siempre.”

BENEFICIOS DE LA DANZA ORIENTAL

  • Las clases de danza del vientre permiten conectar con el propio cuerpo y desarrollar las posibilidades expresivas de la persona
  • En el caso de la mujer, las clases de danza oriental le acercan a tomar conciencia de su feminidad y fuerza, y mediante movimientos específicos de la región pélvica, abdominales y la respiración, se estimulan los órganos internos
  • También funciona como una terapia mental, ya que al trabajar la expresión corporal, se produce un desbloqueo psicológico, que contribuye a despertar el amor propio
  • La práctica regular de la danza del vientre te ayudará a mantenerte en forma y moldear suavemente tu figura